Las ventajas de dormir en un hostel

Pinto Hostel(Bangkok)

Pinto Hostel(Bangkok)

 

Si hay algo que me gusta especialmente de dormir en un hostel es que te dan la posibilidad de conocer a muchísimas personas.

Generalmente, las personas que trabajan en los hostales suelen ser jóvenes, por lo que el trato es mucho más informal y eso te ayuda a sentirte cómodo.

Estas personas suelen estar encantadas de ayudarte y darte ideas que te faciliten la planificación de tus visitas en el destino elegido, además de trucos y recomendaciones para que sepas cómo moverte y por dónde.

Al contrario que en un hotel, sus ideas de qué hacer y qué ver en una ciudad estarán más en línea con las tuyas. Entenderán mejor tu presupuesto, conocen tu forma de viajar, saben como viajas y buscarán ofrecerte alternativas que supongan descubrir la ciudad de una manera más local y auténtica que lo que te ofrecerán en un hotel o en un todo incluido.

¿Viajas solo/a?

Los hostels son una opción genial si te gusta viajar solo, y además en muchas ocasiones ellos mismos organizan tours y actividades a las que puedes apuntarte, por lo que puedes descubrir la ciudad a la vez que conoces a más personas, y siempre con precios mucho más razonables que lo que encontrarías en una agencias.

Dormir en un hostel será por norma general más económico que un hotel, pero eso no significa que la calidad sea peor. De hecho, yo he visto hostels mucho mejor cuidados que hoteles. Un hostel tiene más personalidad, más alma, y en muchas ocasiones nace del deseo real de personas de crear un ambiente único, y un hogar para los viajeros para hacer sentir como en casa a aquellos que viajan solos. Además, el hecho de que sea más barato también te permitirá buscar algo más céntrico o próximo a las zonas que te interesa visitar.

..las personas que trabajan en los hostales suelen ser jóvenes, por lo que el trato es mucho más informal y eso te ayuda a sentirte cómodo.

La calidad del hostal y los valores por los que se rige también podrás verlos por la calidad de las zonas comunes de los hostales, punto que es especialmente importante para mi.

Las zonas comunes, principalmente un salón, en el lobby, es donde ocurre la magia, donde las personas se relajan, conectan y empiezan a hablar.

Por tanto, imagino que ya habrás llegado a la conclusión de mi punto más importante, y es que al fin y al cabo, lo mejor de dormir en un hostel son los viajeros con los que te vas cruzando. Por eso en este artículo quiero darte algunos trucos y consejos para que le saques el máximo partido a lo bueno de dormir en un hostel, y hagas frente a las desventajas o inconvenientes que te puedas encontrar.

 

7 consejos para dormir en un hostel en una habitación compartida

Movilodge Hostel(Bangkok)

 

Uno de los beneficios principales como hemos dicho es el tema del precio, pero en los hostels como en todas partes encontrarás diferentes precios dependiendo de la habitación.

Lo más económico siempre serán por supuesto los dormitorios de 6 camas o más. Esto te quita privacidad, pero también te permite relacionarte con más personas y quien sabe si sacar compañeros de viaje o recuerdos para toda una vida.

Si eres como yo, y apuestas por este tipo de habitación, a continuación, voy a darte algunos consejos para que los tengas en cuenta cuando reserves estas habitaciones en tu viaje.

 

  • Atento al tipo de habitación cuando hagas la reserva, muchas veces por el mismo precio existen habitaciones para solo chicas, solo chicos, o mixtas. Si eres una chica como yo, intenta apostar por la habitación de solo chicas. Te lo comento principalmente por el tema de los ronquidos. Una mujer puede roncar o soplar, pero por lo general será más suave que el ruido emitido por un hombre.

 

  • Da igual si duermes en habitación mixta o separada por géneros, lleva siempre contigo unos tapones. Puede que tu no ronques, o puede que sí, pero seguro que en la habitación hay algo de ruido. En mi caso no es un problema, a mí no me despierta ni una bomba, pero si tú eres de los que se despiertan hasta con el ruido de la lluvia, te aconsejo que lleves unos tapones siempre a mano, o a las malas te pongas los auriculares de tu móvil. Eso ayuda y reduce parte del sonido, lo que te permitirá descansar mejor y cargar energía para la mañana siguiente.

 

  • Duerme con antifaz. Esto es incómodo para algunas personas, pero si te molesta la luz, ten en cuenta que en la habitación habrá personas con el móvil, o entrando y saliendo. Aunque no enciendan la luz de la habitación, puede llegar hasta ti la luz del baño, del pasillo, de los móviles, etc.

Si hay algo que me gusta especialmente de dormir en un hostel es que te dan la posibilidad de conocer a muchísimas personas.

  • Revisa que haya taquillas para guardar tus objetos de valor. La gente puede ser muy agradable, pero es mejor asegurarse de que tus pertenencias están a buen recaudo. Eso te permitirá dormir tranquilo sabiendo que tienes todo bajo control. Viaja siempre con un candado, ya que aunque haya taquillas, el tema de cómo lo cierras es ya cosa tuya.

 

  • Para el tema de la ducha, lleva tu propia toalla, sandalias y bolsas de plástico. Las bolsas pueden resultar muy útiles para guardar tanto tu ropa sucia como la limpia y evitar así que se llene de agua. Ten en cuenta que por el baño de un hostel pasan muchas personas y al final todo termina empapado. Si llevas tus propias chanclas y una bolsa donde guardar tu ropa, evitarás que se empape y podrás despreocuparte mientras te relajas bajo el agua.

 

  • En el caso muy probable de que las habitaciones tengan literas, intenta dormir en la cama de arriba. No solo así evitas que alguien coloque cosas encima de tu cama, o que llegues y estén sentado en ella charlando, sino que te llegará menos luz y menos ruido y movimiento de tu alrededor. Además, es un poco más privado, y no verán cómo se te abre la boca mientras duermes.

 

  • Revisa tu cama antes de acostarte, ¡con la luz del día! Revisa que las sábanas estén limpias y que no haya manchas. Así también podrás echar un vistazo para saber si hay algún bichito no deseado merodeando por tu espacio personal.

 

Normas para una convivencia sana en el hostal

HQ Hostel (Bangkok)

 

Que te respeten es fundamental, pero tú también debes respetar, por eso a continuación te dejo 6 mandamientos que desearía que todo el mundo tuviera en cuenta, ya que son importantes para asegurar que al dormir en un hostel facilitemos también al máximo el buen descanso de nuestros compañeros viajeros.

  • Para que haya una convivencia sana, evita poner infinitas alarmas en el móvil, nadie se merece ese suplicio en vacaciones. Utiliza una o dos como máximo, y deja el móvil al alcance de la mano para poder apagarlo en cuanto empiece a sonar. Si te conoces y sabes que no te vas a levantar a las 7 de la mañana, se realista con tu despertador.

 

  • Deja los zapatos fuera de la habitación, o intenta airearlos antes de meterlos dentro. Probablemente tus pies y zapatos huelen a perfume de vainilla, pero quizás no todo el mundo es fan de la vainilla y el olor les empalaga un poco 😉

 

  • A la habitación se va a dormir, por lo que una vez estés dentro, y si hay compañeros durmiendo claro está, evita hablar, no enciendas luces, y deja el móvil en modo avión o con la pantalla hacia abajo para evitar la lucecita de esos whatsapps de medianoche.

Que te respeten es fundamental, pero tú también debes respetar,

  • Tus cosas en tu espacio, tu toalla en tu cama. No te apropies de las zonas comunes de la habitación. Mantener tus cosas ordenadas evitará que pierdas u olvides tus pertenencias, pero también hará más fácil el compartir habitación con otras personas.

 

  • Lo mismo en el baño, recoge tus cosas cuando termines, y si se acaba el papel higiénico, avisa en recepción para que nadie se quede con el culo al aire (me encanta mi sentido del humor).

 

  • Por último, si a la mañana siguiente vas a madrugar, deja tu maleta y tus cosas preparadas, así evitarás hacer ruido de más y despertar a tus compañeros mientras remueves en tu maleta o las bolsas de plástico en ella.

 

Lo que siempre recordarás

Todo esto que te cuento es importante para que estés cómodo al dormir en un hostel, y para que la convivencia sea positiva, pero al final de todo esto, lo que recordarás del hostel no será lo cómodo que has dormido y lo poco que te han molestado los ronquidos de tus compañeros.

Lo que vas a recordar son las anécdotas que has vivido y escuchado mientras estabas rodeado de esas personas tan diferentes a ti pero que compartían contigo un sueño e ilusión en común. La ilusión por sentir, experimentar y descubrir nuevos paisajes, nuevas gentes, y nuevas culturas.

Tus cosas en tu espacio, tu toalla en tu cama. No te apropies de las zonas comunes de la habitación.

Algunas de las mejores anécdotas de mis viajes han ocurrido en hostels, y cada vez que pienso en ellas, como ahora en estas líneas, sonrío al recordarlas. Al final, dormir y descansar he dormido en todos, pero no es eso lo que recuerdo.

Lo que sí recuerdo son esas cervezas en el salón antes de ir a dormir, los desayunos con todos esos desconocidos que se volvían una familia, las historias que te contaban y te ponían los pelos de punta, los conciertos privados de guitarra y esas voces que surgían de la nada y se ponían a acompañar los toques de guitarra, las barbacoas improvisadas, y las fiestas improvisadas y siempre respetando el descanso de los demás hasta altas horas de la madrugada.

 

Así que cuando viajes, y tengas la oportunidad de dormir en un hostel, no lo descartes tan rápidamente porque te resulte extraño compartir habitación con tantas personas desconocidas. Al contrario, piensa por un momento la suerte que podrías tener si, solo una de esas personas, te regalará su tiempo y su amistad.

 

Este artículo ha sido escrito por Sofia Mateo Ortega, fundadora y escritora en Coach Viajera.  No dudes en visitar su blog